El análisis combinado para la detección del cáncer de próstata tiene una especificidad del 95%.

“La detección temprana del riesgo de cáncer de próstata está estrechamente relacionada con pruebas de detección innovadoras y precisas”.

Ante la falta de síntomas clásicos, las pruebas de detección del cáncer de próstata han sido importantes para el diagnóstico temprano. Entre estas, la concentración sérica de antígeno prostático específico (PSA), comúnmente utilizado en la práctica clínica, fue aprobada como prueba de detección por la FDA en 1994.

Sin embargo, la introducción del PSA como herramienta de monitoreo de la enfermedad condujo a la identificación de un aumento significativo en la incidencia de cáncer de próstata a fines de la década de 1980 y principios de la década de 1990, alcanzando estadísticas más altas en 1992. La mortalidad por cáncer de próstata disminuyó del 40% al 20% durante un período de 11 años.

Además de la concentración sérica de PSA, el origen étnico y los antecedentes familiares también son factores de riesgo relevantes. Los antecedentes familiares son un indicador clave para evaluar el riesgo de incidencia de cáncer de próstata. Se estima que el riesgo relativo de desarrollar cáncer de próstata es 2 veces mayor para los hombres con antecedentes familiares que los hombres sin antecedentes familiares.

Cuando se sospecha de cáncer de próstata, la biopsia de tejido sigue siendo el estándar de oro para el diagnóstico. Aproximadamente el 15% de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata presentaban valores normales de PSA. Aunque se lo use ampliamente en la detección del cáncer de próstata, el PSA también puede elevarse debido a otras afecciones, como la hiperplasia prostática benigna, la infección de próstata y el infarto prostático (que puede acompañar a la retención urinaria aguda). Por lo tanto, esta prueba por sí sola no tiene las mejores características como biomarcador en la detección del cáncer de próstata debido a su bajo poder predictivo.

En este contexto, SYNLAB proporciona la prueba PHI (ÍNDICE DE SALUD DE LA PRÓSTATA, del inglés Prostate Health Index) – proPSA, que combina los niveles de PSA total, PSA libre y [2] proPSA para resultar en el índice de salud de la próstata – PHI. Los estudios muestran que el índice de salud de la próstata tiene una especificidad del 95%, que es significativamente mayor que el PSA total y libre y puede ayudar a evaluar la necesidad de biopsias en hombres con niveles totales de PSA entre 4 y 10 ng/mL.

Sobre el Grupo Synlab

SYNLAB ofrece una gama completa de servicios de laboratorio médico para facultativos, clínicas y el sector farmacéutico. El Grupo SYNLAB es el líder indiscutible en servicios de laboratorio de medicina humana en el mercado

Suscríbase a nuestro newsletter

Regístrese para recibir noticias sobre nuestros exámenes